27.10.08

500.506


Quinientos mil quinientos seis golpes
tuve que recibir
antes de darme cuenta.

Todos hicieron el mismo daño,
pero sólo recuerdo el que me hizo caer.

El quinientos mil quinientos seis.

No jugábamos a la lotería.
Fue tu último golpe.

Quinientos mil quinientos seis golpes
tuve que recibir
antes de darme cuenta
de que ya no me querías.

Puede que exagere.
Yo ya no podía verlos, ni contarlos.


p.d.: Texto incluido en Diez años foca en un circo, libro de Julio De La Rosa que me pasaron el otro día y que recoge relatos, reflexiones, pensamientos (muchos de ellos publicados anteriormente en su blog) e incluso las letras de algunas de sus mejores canciones (Kill the mosquito, Sólo una parte, De no verte, Más tus huellas que mis pasos, Tani's Pub... o la reciente Caradura). Publicado por la editorial zaragozana Chorrito de Plata, en él se puede disfrutar del estilo literario del compositor jerezano, que discurre desde el fino humor, el costumbrismo, lo cotidiano, el plano de observador del narrador de historias, el juego de asociaciones y las taras que conlleva sobrevivir a una carrera artística. Se puede comprar desde aquí (ver su myspace); también disponible en versión .pdf.

p.d.2: Aprovechando, decir que El espectador me ha gustado bastante. Un buen puñado de grandes canciones (La cama es mi tarareo inconsciente desde hace unas semanas; Las musas, una preciosidad). Y muy presente un instrumento (el acordeón) que me fascina.


1 comentario:

eme dijo...

Qué cifra tan exacta.